Ensalada de frambuesas y rúcula

Posteado por el Miércoles 23 Sep, 2015 en Sabores del mundo | 0 comentarios

salad
 
Lo confieso: me están encantando las ensaladas. Pensé que no aguantaría mucho con mi dieta, pero estoy descubriendo el maravilloso mundo de lo verde. En cuanto le pones un poquito de cariño y te propones que además de sanas sean bonitas, se transforman milagrosamente en platos apetitosos y dignos de repetir.

Estaba recordando una de esas comidas veraniegas que disfruté este verano… Habíamos desayunado en exceso y el almuerzo debía ser ligero así que, puestos a buscar una buena opción, apareció esta delicia.

La rúcula tiene matices amargos y picantes. Para algunos no es la mejor opción, pero si la combinas adecuadamente, esos matices se adivinan en la boca sin llegar a predominar en el plato. Para suavizar esto se me ocurrió incorporar unas frambuesas frescas y dulces. Para el aliño, un poco de miel. Quería también un toque crujiente y para eso, nada mejor que algún fruto seco (pistachos fue lo que encontré en casa) y unos rabanitos frescos que además, dan mucho juego.

 

Salad
 

 

ENSALADA DE FRAMBUESAS Y RÚCULA
 
salad
 
Ingredientes: (1 persona)
Hojas Rúcula
125 g de frambuesas frescas
1 rábano
50 g de pistachos sin sal
Guisantes frescos
2 cucharadita de aceite de oliva
2 cucharaditas de miel
Sal y Pimienta
 
 Preparación:
· Para el aliño, pon en un recipiente 6 u 8 frambuesas y aplástalas con la ayuda de un tenedor. Añade el aceite, el vinagre, la miel, un toque de sal y pimenta. Emulsiona la mezcla y reserva. (Si prefieres no incorporar las semillas de la frambuesas pásalas por un colador después de aplastarlas)
· Corta el rábano en rodajas muy finas.
· Coloca la rúcula en el plato en el que vayas a servir la ensalada. Añade el resto de frambuesas, el rábano, los pistachos y los guisantes.
· Pon el aliño en un vasito individual para que cada uno añada la cantidad que prefiera. A mí me encanta, así que lo use todo.

 

 
salad
 

 
Estos días, que sigo con mi dieta, me vienen a la memoria algunas ensaladas como esta y, por supuesto, las incorporo a mis comidas diarias. La miel es un pequeña licencia, que aunque haga que baje esos kilos un poco mas despacio, merece la pena.

Como ves: sano, fácil, sencillo y buenísimo. ¡Anímate a probarla!

Un beso delicioso.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+share on TumblrShare on LinkedInEmail to someone

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *