Pastel Japonés de Queso – Japanese Soft Cotton Cheesecake

Posteado por el lunes 17 Mar, 2014 en Horno, Sabores del mundo, Tartas | 0 comentarios

Soft Cotton Cheesecake

 

Quien diga que todas las tartas de queso se parecen se equivoca. La New York Cheesecake es la más conocida pero cuando probéis esta, entenderéis que no es así. Suave, esponjosa como el algodón; su nombre no es una metáfora es una realidad indiscutible: Soft Cotton Cheesecake. Está pensada para mimar a alguien o para disfrutar de un postre sin estridencias. 

Para los más atrevidos tengo decir que en algunas recetas japonesas usan matcha (polvo de té verde) pero yo soy muy de aquí y de sabores sencillos, que con un poquillo de azúcar glas o un ligero toque de nata montada me conformo. Además suele gustar a todos: niños, grandes y medianos. Para una tarde con un chocolate calentito o un zumo de frutas va perfecta. Tenía en casa una lata de frutos rojos en conserva con zumo de uva, Mercadona últimamente tiene casi de todo, y lo cierto es que le dieron ese toque extra que me apetecía. Aquí va la receta.


 

PASTEL JAPONÉS DE QUESO
 
Cotton CheeseCake
 
Ingredientes:
350 gr de Queso tipo Philadelphia
55 gr de Mantequilla a temperatura ambiente
100 ml de Leche (yo uso desnatada pero puedes usar la que tengas en casa)
60 gr de Harina de Repostería Suave
20 gr de Harina de Maíz (Maicena)
1 Cucharadita de esencia de vainilla 
6 Huevos (Yemas y Claras separadas)
Zumo de 1/2 Limón
Ralladura de 1 Limón
125 gr de Azúcar Tamizado
Una pizca de Sal Fina
 
Preparación
1. Precalentar el Horno a 150º y preparar el baño María para que cuando introduzcamos el molde el agua tenga la temperatura adecuada y que cubra la mitad de nuestro molde.
2. Engrasar un molde con mantequilla o con spray desmoldante. (Yo utilicé un molde rectangular pero estas cantidades os sirven también para un molde redondo de 24cm y 6cm de alto.
3. Tamizar la harina y la Maicena y reservar.
4. Montar las claras hasta que estén espumosas pero sin llegar a formar picos. Añadir el azúcar y la pizca de sal. Seguir batiendo hasta obtener un merengue suave. Reservar.
5. Batir el queso crema en un recipiente aparte junto con la mantequilla a velocidad media. Añadir el zumo  y la ralladura de limón. A continuación la esencia de vainilla y las yemas, una cada vez, para que se vayan integrando. Continuar hasta obtener una masa homogénea.
6. Incorporar las harinas tamizadas junto con la leche. Hacedlo poco a poco y alternando la leche y las harinas hasta que la mezcla no tenga grumos.
7. Con una espátula de goma añadir las claras montadas poco a poco con movimientos envolventes, para evitar romper las burbujas de aire y que la mezcla no se baje.
8. Introducir en el horno al baño María durante 1 hora y 10 minutos. Comprobar el punto pinchando con un palillo en el centro y verificando que sale limpio.
9. Apagar el horno y dejar la puerta entreabierta. Dejar el pastel dentro durante una hora aproximadamente. 
10. Desmoldar teniendo cuidado de que no se  rompa. Es muy delicado y podríamos fastidiarlo a última hora.
11. Meter en la nevera.
12. Espolvorear con azúcar glas en el momento de servir y añadir unos frutos rojos o el sirope que más os guste. A mi me gusta más de un día para otro pero no sé si podréis esperar.
 
 

Soft Cotton Cheesecake

Soft Cotton Cheesecake

 

La verdad es que después de esto creo que va a ser necesario una visita a Japón o  por lo menos al restaurante japonés que está en la esquina.

Domo arigato es lo menos que puedo decir. Espero que os guste tanto como a mí.

Un beso delicioso.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+share on TumblrShare on LinkedInEmail to someone

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *