Red Velvet Cake

Posteado por el miércoles 12 Feb, 2014 en Horno, Tartas | 3 comentarios

Red Velvet cake

 

¡Ay, qué nervios! Se acerca San Valentín. Ya sé que muchos lo pasáis por alto y que otros ni tan siquiera tenéis pareja pero con lo bonito que es estar enamorado, ¿cómo vamos a perder la posibilidad de decirle a alguien que le quieres? Excusas las hay a millones. Los que tienen vergüenza de decir que han perdido absolutamente la cabeza por alguien, que la pierdan. Los que no tienen pareja, seguro que están enamorados de un gesto de un amigo, de un hermano, de un hijo. Y los que os queréis mucho porque sois capaces de superar todo lo que os echen, es hora de deciros a vosotros mismos que os queréis mucho. Estamos a tiempo de pensarlo, sólo faltan unos días y yo os voy a echar una mano para que no hayan excusas que valgan.

El rojo por supuesto será el protagonista absoluto y para que no compita en atención, un delicado blanco le acompañará en esta fiesta del amor enamorado, como decimos en mi familia. Es una redundancia pero me encanta, como el azúcar glas sobre una tarta dulce. Preparen los hornos que vamos a la carga. Parece complicado pero no lo es. El truco: colorante rojo en gel para conseguir el color perfecto. Lo mejor es que podemos preparar el bizcocho unos días antes y congelarlo. El día D a la hora H, por supuesto será el 14 de este mes a esa hora especial que vosotros decidiréis,  esta tarta dejará sin palabras a vuestros amores.

Mi receta es una adaptación con algo menos de azúcar de la Tarta Red Velvet de Maria Lunarillos posteada por Marina de The Sweetest Taste, pero es cuestión de gustos. Utilicé un molde para hacer pequeñas tartas de Wilton, sólo tiene 10 cm, así que con estas cantidades os salen dos mini tartas. ¿Quién da más? Al hornear los bizcochos nos deja un hueco en el centro para rellenar con lo que más os guste. Si no encontráis estos moldes podéis usar 3 moldes de 15cm. Tuve que contenerme para no meter el dedo en la cobertura mientras tomaba la foto. Aquí os la dejo.


 

RED VELVET CAKE
 
Red Velvet cake
 
Ingredientes:
 
Bizcocho:
120 ml de aceite suave
250 gr de azúcar en grano
2 Huevos M
2 Tsp de cacao en polvo sin azúcar (el de Valor está estupendo)
1 tsp de colorante rojo en gel o pasta
2 Tsp de esencia de vainilla
250 ml de Leche entera o desnatada
2 Tsp de zumo de limón
300 gr de Harina
1 Tsp de Bicarbonato
2 Tsp de Vinagre Blanco
 
Cobertura de Crema de Queso:
125 gr de Mantequilla a temperatura ambiente
235 gr de azúcar glas
150 gr de queso en crema
 
Preparación:
 
Bizcocho:
1. Precalentar el horno a 180º y engrasar con mantequilla los moldes o spray desmoldante.
2. Mezclar la leche y el zumo de limón. Dejarlo reposar 10 minutos. (Esto es Buttermilk casero. Si tenéis en casa podéis sustituirlo con la misma cantidad)
3. Batir el aceite, el azúcar y los huevos hasta que queden perfectamente integrados.
4. Añadir a velocidad baja la harina y el cacao previamente tamizados que iremos alternando con la mezcla de leche y limón.
5. Mezclar en un recipiente el bicarbonato y el vinagre. Cuando burbujee agregarlo a la mezcla anterior.
6. Añadir el colorante rojo y la esencia de vainilla y mezclar suavemente hasta que toda la masa presente un intenso color rojo.
7. Verter la mezcla en los moldes y hornear durante 25-30 minutos o hasta que al pincharlo con una aguja en el centro salga limpia.
8. Dejar enfriar en los moldes durante 10 minutos. Luego desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. (Si vais a congelarlo hacedlo cuando esté frío)
 
Cobertura:
1. Batir el azúcar glas tamizado y la mantequilla hasta que haya doblado su volumen.
2. Añadir la crema de queso y batir durante al menos 5 minutos y esté totalmente integrado.
3. Introducir la crema en la nevera, no más de 10 minutos, sólo para darle un poco de cuerpo.
 
Montaje:
1. Igualar los bizcochos con una lira o con un cuchillo muy afilado. (Cuando no tenía lira usaba un cuchillo jamonero, no es muy ortodoxo pero salía airosa del paso)
2. Asentar una capa del bizcocho sobre la base con un poco de la cobertura, sólo para que no se desplace.
3. Sobre la primera capa de bizcocho, verter una buena capa de crema de queso, que sobresalga un poco por los bordes.
4. Colocar la segunda capa de bizcocho con la parte más regular hacia arriba y de nuevo cubrir con otra capa de crema de queso hasta que vuelva a rebosar por los lados. Continuar con el tercer bizcocho si es que lo tenéis. En mi caso sólo usé dos, pero hice dos minitartas. Uno de estos días os enseño la otra que decore de manera diferente.
5. En la picadora introduje las sobras que quedaron al nivelar el bizcocho y quedaron unas migas de bizcocho rojo que utilicé para decorar la parte superior.
6. ¡Et Voilà! Nuestra tarta lista para decir Te quiero.

 

Red Velvet Cake Red Girls

 

Sigo pensando en San Valentín. Es como un gusanillo que no se me va hasta que pasa el día 14. Estos días seguiré entre rojos, corazones y suspiros. No os olvidéis: alguien espera que le digas Te quiero.

Un beso delicioso.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+share on TumblrShare on LinkedInEmail to someone

3 Comentarios

  1. A mi la que me tiene enamorada es esta tarta!!! Riquísima!!!

    • Gracias Lidia,
      ya sabes que la última fue obra tuya…
      Un beso

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *