Hierbas Aromáticas y buen rollo

Posteado por el martes 12 May, 2015 en Sin categoría | 0 comentarios

Albahaca

 

Cuando salgo a la terraza y huelo la albahaca que tengo plantada me da un subidón que tengo energía y alegría para todo el día. Últimamente leo muchos mensajes sobre lo que tienes que eliminar de tu vida: la gente tóxica, todo lo que te reste energía, lo superfluo. Sin embargo leo poco sobre lo que puedes incorporar sin grandes esfuerzos y que supone toda una inyección de buen rollo y optimismo. Aquí os dejo mi granito de arena. 

Para incorporar toda esa energía positiva a mi vida, miré a mi alrededor y me di cuenta de lo afortunada que soy teniendo una familia estupenda; sus defectos y sus virtudes son los que la hacen especial. Las risas, los buenos ratos de pelis en el sofá, las excursiones cortas y los viajes largos y, para no olvidar todo eso, están los álbumes de fotos que permanecen en el tiempo. Guarda esos recuerdos como tesoros para los días de bajón y pasarán rápido.

Algunas cosas me alegran el día más que otras así que, para que cada día tuviese algo positivo, me decidí hace unos meses a cultivar mis propias hierbas aromáticas. Me llena de alegría levantarme por las mañanas y tomar el desayuno en la terraza mirando como cada día, casi sin esfuerzo, siguen creciendo y aromatizando ese ratito.

Tengo varias plantas que os iré presentando poco a poco. Todas se merecen una foto en las que sean protagonistas. Hoy le toco el turno a la albahaca. Pensé que me iban a durar un suspiro, pero ahí están, verde que te quiero verde y desprendiendo un olor que me dan ganas de preparar un buen pesto o una ensalada capresse cada vez que las miro. Siempre me debato entre cortarlas o dejar que sigan expandiéndose que, dicho sea de paso, crecen un montón.

Puede parecer una tontería esto de cultivar hierbas pero te animo a que lo pruebes. Tus platos tendrán ese toque especial que los hace únicos cuando los preparas. Llevan mucho más tiempo de dedicación y de mimo por el simple hecho de haber cuidado de esas hierbas que has decido regalar hoy a tus invitados en sus platos.

Si no tienes una terraza en la que tener muchas plantas, busca un riconcito en la encimera de la cocina, o en una pared con unos tiestos colgantes. Merece la pena. Ahora hay muchos formas de disfrutar de una buena colección de hierbas frescas. Échale un ojo a mi tablero de pinterest en el que hay varias ideas para que esto se haga realidad en tu cocina. Encontrarás desde maceteros colgantes a estanterías, tarros de mermeladas reciclados o preciosos jardines verticales… Elige el tuyo.

 

Albahaca

 

Hoy me permito darte un consejo: cuando algún amigo te invite a su casa a comer, prueba a cambiar la típica botella de vino para agradecer su invitación por unas  hierbas aromáticas con las que seguir cocinando… O mejor llévale las dos… una botella de buen vino en la mano derecha y una buena planta de albahaca en la izquierda. Además de un pasar juntos un buen rato le estarás dando pinceladas de buen rollo cuando la vea crecer e inunde su cocina de aromas frescos.

Un beso delicioso.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+share on TumblrShare on LinkedInEmail to someone

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *