Bizcocho Victoria con merengue y canela

Posteado por el martes 23 Jun, 2015 en Horno, Tartas | 0 comentarios

Sponge Victoria
 
Con el verano llegan las barbacoas, las salidas al campo y surge la eterna duda: ¿Cómo llevo el postre para que no se haga migas? No hay problema, aquí tenéis la solución. Basta con reciclar tarritos de compotas de los niños, botes de mermelada o cualquier otro que os parezca bonito y al que, además, le encaje a la perfección unas pequeñas tapas que os voy a presentar.

En una de mis escapadas a Cádiz, fui a comer a mi restaurante favorito Arsenio Manila. No sólo tiene una carta deliciosa y un personal de primera sino que además está en pleno paseo marítimo. Pues allí que estaba yo con mi hermano, para deleitarnos con un almuerzo de esos que hacen época, cuando llegó la hora del postre y entre las sugerencias estaban unos vasitos con varias de mis tartas favoritas. ¡Qué magnífica idea!

Toni, que es la amabilidad personificada, nos comentó que lo hacían en ocasiones muy especiales cuando tienen que preparar comida para empresas o para mucha gente. Esta forma permite servir el postre rápido, individualizado y sin perder una pizca de frescura. Me estaba encantando la idea para llevarla a mi casa. Me regaló varias tapas para que hiciera unas pruebas. Así que, muchas gracias, eres un sol.
 
tapas
 
Es necesario tener varios vasitos de cristal donde guardar/servir la tarta deconstruída, para luego sellarlos con estas tapitas especiales que se pegan al cristal aplicándoles calor, con una plancha de las que tenemos en casa es suficiente. Ahora a buscar la ocasión y sorprender con un postre casero que por su aspecto parece comprado en nuestra tienda gourmet favorita.

Toca barbacoa en el monte, así que a preparar algo que pueda guardar en mis tarritos. Me he decidido por un Bizcocho Victoria pero, para elevarlo un poco, lo cubriré con una capa fina de merengue y un toque de canela. ¡Va a ser la sensación!

 

BIZCOCHO VICTORIA CON MERENGUE Y CANELA
 
Sponge Victoria
 
Ingredientes:
 
Bizcocho
3 huevos
Mantequilla (peso igual que los huevos)
Harina tamizada (peso igual que los huevos)
Azúcar (peso igual que los huevos)
1/4 cucharadita de sal
 
Merengue
3 claras de huevo
250 g de azúcar
una pizca de sal
 
Preparación:
 
Bizcocho
· Lo más importante es pesar los huevos para a continuación preparar el mismo peso de harina tamizada y azúcar.
· Precalentar el horno a 170º y engrasar un molde de 20cm. Colocar papel de horno en el fondo para que sea más fácil desmoldar nuestro bizcocho.
· Batir la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla blanquecina y esponjosa. Añadir los huevos uno a uno.
· Añadir la harina y mezclar con una cuchara de metal. No trabajar demasiado para evitar que el bizcocho se endurezca durante el horneado.
· Verter la mezcla en nuestro molde y hornear durante 35-40 minutos o hasta que al introducir una aguja en el centro salga limpia.
· Dejar reposar 10 minutos y desmoldar. Enfriar sobre una rejilla hasta que esté totalmente frío.
· Con una lira o un cuchillo lo igualamos para eliminar las imperfecciones y luego lo cortamos por la mitad. Así, tendremos dos bizcochos de unos 4-5 cm de alto. 
 
Merengue
· Montamos las claras con las varillas en nuestra batidora, asegurándote de que todos los utensilios estén bien limpios y sin grasa para que el merengue monte bien. Empezamos a velocidad media y, a medida que las claras empiecen a espumar, le añadimos el azúcar y la sal y subimos la velocidad al máximo. Hasta obtener picos.
 
Montaje
. Untar cada una de las capas de bizcocho con el merengue y alisarlo con una espátula. No debe quedar una capa demasiado gruesa.
· Espolvorea la canela molida ayudándote de un colador para que se distribuya de forma uniforme.
· Ahora es el momento de cortar la tarta en trocitos pequeños y distribuirlos en los tarros. Deja la parte del merengue hacia arriba. Tápalos y aplícales calor.

 

 
Sponge Victoria
 
 
Sponge Victoria
 
 
 

Llegó la hora del postre y saqué mi cestita, igual que caperucita, con mi tarta en tarros que, con unas cucharitas perfectas para la ocasión, se acabó en un abrir y cerrar de ojos.

Un beso delicioso

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+share on TumblrShare on LinkedInEmail to someone

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *